Susto en el ex Batallón 121: hallaron carcasas de gruesas municiones

Policiales 14/04/2016
Rosario - Susto en el ex Batallón 121: hallaron carcasas de gruesas municiones.
C902--bustamante.jpg_88717827
Sorpresa - Los 14 proyectiles de artillería de grueso calibre estaban desactivados y pintados, pero igual generaron susto. (Marcelo Bustamante)

Encontraron unos albañiles que, asustados, avisaron al arquitecto. El profesional también se asustó, y llamó al 911. Desde el número de emergencias enviaron a la Brigada de Neutralización de Explosivos. Los uniformados encontraron allí, afuera de unos galpones de lo que fue el Batallón 121, 14 proyectiles de artillería de grueso calibre. Los sometieron a pericias de rayos X y, más tarde, los abrieron para confirmar las sospechas: eran sólo las carcasas de lo que alguna vez fueron municiones. “Estaban pintadas. Suponemos que les estaban dando algún uso ornamental”, dijo la jefa de la Brigada, María Soledad Ocampo.

El llamado al 911 ingresó cerca del mediodía de ayer. Era un arquitecto de 36 años que trabaja para una empresa privada y está a cargo de una parte de la obra de remodelación del ex Batallón 121, adonde funcionará el Polo Tecnológico de Rosario, un complejo habitacional, un museo y algunas reparticiones del Estado.

El arquitecto dijo que una cuadrilla de albañiles que trabajaba dentro del galpón Nº 21 había encontrado varios ejemplares de lo que parecía alguna especie de misil, indicaron los investigadores.

Tras la comunicación, personal de la Brigada de Neutralización de Explosivos de la Unidad Regional II se hizo presente en el predio de Lamadrid al 500, en barrio Tablada. “Los trabajadores habían sacado los proyectiles del galpón y los dejaron sobre una de las calles internas” explicó Ocampo.

De acuerdo con el parte policial, se trataba de “14 proyectiles de artillería de 155 milímetros que estaban pintados de negro, con el aro de forzamiento intacto”. Además, “la puerta donde originalmente lleva la espoleta” había sido reemplazada por “una arandela metalizada de color dorado”. En la base tenían soldado “un caño de unos 42 centímetros de largo y 55 milímetros de diámetro”.

Luego de tomar las medidas de seguridad requeridas para este tipo de casos, se realizó un análisis de los proyectiles con un escáner de rayos X que arrojó un resultado preliminar: no se trataba de municiones activas, sino da las carcasas. Sin embargo, por orden del fiscal de Flagrancia, Gustavo Ponce Asahad, los 14 artefactos fueron trasladados a la Brigada de Neutralización de Explosivos, ubicada en avenida Francia al 5200, adonde se realizaron nuevas pericias. Allí se les retiró la rosca de la parte superior para ver el interior de la munición, que estaba hueca.

“Son sólo las carcasas de proyectiles de artillería de 155 milímetros. No tienen carga explosiva, están inertes. Estaban unidos entre sí. Suponemos que fueron utilizados como elementos ornamentales en alguna especie de cerco para marcar un perímetro”, detalló Ocampo.

Según la uniformada, no se podía detectar el año de fabricación de las municiones, porque su superficie original había sido pintada de negro. “Si fuese material de guerra en funcionamiento serían color verde oliva”, remarcó.

Las carcasas quedaron almacenadas en la Brigada, indicaron las fuentes.

Ornamentales. Para la policía, los proyectiles habían sido modificados y pintados de negro para formar alguna especie de cerco perimetral.

 

Te puede interesar

 

Te puede interesar