Sindicato policial denuncia grupos para-policiales en Santa Fe

Investigaciones 24/05/2016 Por
Bajo el titulo “Armas, para-policiales y Pullaro en “intrusos”” se publicó en el sitio del sindicato APROPOL una nota que deja en claro la posibilidad cierta que detrás de la desaparición de armas el gobierno de Lifschiftz este armando bandas. Demandan aclaraciones e intervención de la Legislatura y la Justicia.
pullaro_armas_intrusos
INTRUSO - A Pillaro solo le falta ir a lo de Rial.
 
 
 
 
En su nota y con la gravedad que ello implica el autor de la misma (Alberto Martinez) denuncia una hipótesis de trabajo con visos realmente alarmantes y que tiene que ver con un “desdibujamiento institucional de la policía” que no es menor ya que es en el Estado Provincial la única fuerza armada y depositaria de las armas, cuestión que asociada a los gastos reservados millonarios en manos del Ministerio de Seguridad y las armas fuera del control y alcance de la propia institución es un indicio de la posibilidad de “grupos para-policiales” que estarían funcionando.

En este contexto y luego de una fuga de pistolas 9 mm al mercado negro que actuó como disparador del llamado “Escándalo Armas” con un principal implicado el propio ministro Maximiliano Pullaro que no da precisiones y trabaja a destajo para silenciar la prensa y diluir el tema. En esta cuestión primero intentaron adosársela una vez mas a la propia policía, luego a la Suprema Corte, hace días con una denuncia anónima contra el Departamento Logística y ahora con el cambio de ejes de discusión.

En esta cuestión la nota de referencia dice: que “Acá no hay policías involucrados sino ya los hubiesen colgado mediáticamente en la plaza publica” graficando contundentemente lo que piensa la fuerza en su conjunto.

En otro punto importante señalan a “las millonarias cuentas de gastos reservados” que maneja esta estructura política y su brazo para-policial sin control alguno y al margen de la ley. A esto sumariamos los producidos por compras con “sobreprecios” como en otro de los escándalos de compra de chalecos balísticos con más de veinte millones de pesos de perjuicio económico.

La reflexión de APROPOL apunta principalmente a criticar la actitud de titular de seguridad al que lo sitúa metafóricamente como un “panelista del programa intrusos” y ofrece un reportaje que le hiciera ayer el Canal 13 de la ciudad capital en el cual es cierto pareciera situarse lejos del escandalo cuando es el principal protagonista.

Este dice: “no quiere hacerse cargo de las graves responsabilidades que el mismo los primeros días reconoció públicamente “responsabilidades políticas” y que los funcionarios del área de Matías Palavecino anticiparon diciendo que “Nadie estaba atado al cargo”.

“Acá no hay policías involucrados sino ya los hubiesen colgado mediáticamente en la plaza publica”. ¡No tengo dudas! Declaman con agudeza y solicitan que digan los funcionarios: “porque tenían armas fuera de las estructuras policiales que como institución y de acuerdo a las leyes ES LA depositaria de la fuerza publica (y por ende de las armas)”.

Advierten que las informaciones que manejan es que las armas sustraídas son: “más de UN CENTENAR” y que “que hoy están en manos de los delincuentes, en el mercado negro y vaya a saber cuantos otros lugares y usos” y acusan que “Los controles judiciales y legislativos están adormecidos”.

En la denuncia publica expresa finalmente que “El fiscal Marchi tiene la obligación de avanzar en la investigación ya que acá no hay discusión alguna sobre la ilegalidad y el interés publico de lo expuesto, el juez Patrizi de avanzar firmemente y la Legislatura Provincial de investigar ya no solamente la “desaparición de armas de guerra” sino la hipótesis de que con armas desviadas desde el Estado Provincial a través de una banda que opera en el propio Ministerio de Seguridad se estén armando grupos para-policiales incluso con financiamiento de mismo origen a través de los incontrolables “Fondos de Gastos Reservados” que están expresamente prohibidos por las leyes vigentes y que configuran verdaderas “cajas negras de la política” para financiar estas operaciones” finalizan.

La situación planteada y la repuesta oficial es la prueba más contundente que estamos ante un escándalo mayúsculo y es por ello que una vez mas y aunque no lo quieran reconocer sectores institucionales esta denuncia del sindicato policial pone en vilo a la actual gestión.

Fuente consultada: APROPOL Noticias

 

Te puede interesar

 

Te puede interesar