"La droga ha devastado a los barrios"

Locales 23/05/2016
El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Martín, admitió que la pobreza es una cuestión acuciante en los barrios de la ciudad, pero destacó al narcotráfico con el mal que más golpea y que más difícil será de resolver en el corto plazo.
martin

El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Martín, aseguró que las observaciones que hizo ayer la Comisión Episcopal Argentina, que destacó la "fragilidad de la condición laboral" de miles de argentinos, se reflejan en la realidad rosarina, donde "las situaciones precarias están, los bolsones están y un se pregunta cuando se van a terminar".

No obstante, Martín aseguró que "el problema más grave es la droga y la violencia, la droga ha devastado a los barrios ", y señaló: "Hay lugares donde, si hoy les dieran trabajo a todos, los muchachos jóvenes no estarían en condiciones de sostener un trabajo de ocho horas, porque están quemados o no habituados al trabajo".

"Estos son problemas estructurales que van a llevar tiempo poder reconstruir, por eso el gobierno tiene que tener mucho cuidado en cuidar el empleo, porque sin trabajo digno no hay forma de disciplinar una persona que tengan un orden en su vida y pueda sostener a una familia", aseguró el arzobispo local en declaraciones a LT3.

Asimismo, indicó que, según las estadísticas de la Universidad Católica, "los barrios rosarinos vienen padeciendo desde hace años la pobreza, y cada vez hay más situación de precariedad", y afirmó: "Ahora mirando los números grandes, sed habla de que en el país hay un 29 por ciento de pobres y que ahora el número aumentó, lo que es preocupante".

"Hay situaciones que vienen de arrastre desde hace mucho tiempo, como es el empleo en negro, la verdad es que lo que hay que pedir es que los que tienen la capacidad de dar empleo lo hagan en las condiciones dignas y el Estado que vele para que eso se corrija", señaló Martín, en relación con uno de los grandes problemas sociales de la Argentina.

Y finalizó: "Esperemos que, como dice el gobierno, que en el segundo semestre se empiecen a ver lo síntomas de mejoría, no somos técnicos, pero la Iglesia señala que no se duerman las autoridades y que busquen el bien de la población".

 

Te puede interesar

 

Te puede interesar