Le incautan camión robado a un cabo en disponibilidad

Rosario - Es Carlos Alfredo Quintana, quien está procesado en la causa que la Justicia federal le sigue al ex jefe de policía Hugo Tognoli.
0007670932

Un flamante camión Mercedes Benz blanco con su chasis y acoplado vacíos fue secuestrado en una vivienda de la localidad de Santa Isabel, en el departamento General López a 160 kilómetros al suroeste de Rosario, por agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) que siguieron órdenes emanadas del fiscal Matías Merlo. De acuerdo a fuentes oficiales, el pesado vehículo tenía pedido de secuestro por haber sido robado tiempo atrás y tanto sus papeles como su numeración estaban adulterados.

Pero lo sorprendente del hecho no fue el hallazgo del camión sino en poder de quién estaba. Se trata del cabo de policía en disponibilidad Carlos Alfredo Quintana, procesado en la causa que lleva adelante la Justicia federal de Rosario por el presunto encubrimiento de la fuerza santafesina al supuesto narcotraficante de Villa Cañás Carlos Andrés Ascaíni y que tiene como principial imputado al ex jefe de policía Hugo Tognoli.

El allanamiento de la PDI se realizó en una vivienda de calle General Roca sin número, en la localidad de Santa Isabel, donde se domicilia Quintana, quien fue demorado por el fiscal Merlo pero recuperó rápidamente la libertad aunque sigue vinculado a la pesquisa. Es que el fiscal, a partir del testimonio del cabo, empezó a reconstruir hacia atrás la tenencia del camión: desde su robo hasta que llegó a manos del cuestionado policía.

El cabo Quintana, junto a Tognoli, Ascaíni y el comisario Néstor Juan Fernández están acusados de "conformar una empresa criminal conjunta para el comercio de estupefacientes". En noviembre del año pasado el juez federal Marcelo Bailaque elevó la causa a juicio oral y público, audiencias que se realizarán posiblemente antes de fin de año en los Tribunales de bulevar Oroño al 900.

Roles. Según la investigación del juez Bailaque, Carlos Andrés Ascaíni desarrolló junto a Tognoli, Fernández y Quintana "una empresa criminal conjunta para el comercio de estupefacientes siendo ese su aporte funcional, mientras que Tognoli se ocupaba de la protección del normal desarrollo de dicha actividad ilícita mediante la evitación de que fuera frustrada tanto por la fuerza policial que tenía a su cargo como por otras fuerzas policiales que eran puestas en evidencia".

Además, dice el dictamen judicial, en ese marco Tognoli "convalidó como responsable las consultas efectuadas a pedido" de Ascaíni el 25 de spetiembre de 2009 desde el código brindado por el Registro Nacional de la Propiedad Automotor (RNPA) segu210183 asignado a Fernández y luego informadas por el cabo Quintana, en cuanto a que los vehículos que lo estaban siguiendo pertenecían a la PSA, permitiéndole evadir así la investigación y la acción de la Justicia y continuar con el tráfico de estupefacientes con cuyas ganancias se beneficiaban".

Fuera de la fuerza. Desde entonces Quintana fue pasado a disponibilidad y espera en libertad el juicio oral y público en el que se ventilará su accionar. Hasta el momento todo indica que él fue quien, estando de turno en la comisaría de Villa Cañás, atendió el llamado telefónico hecho por Ascaíni para saber quien lo seguía; entrevistó en las calles del pueblo a los ocupantes de esos vehículos a fin de identificarlos; comprobó mediante un llamado a Fernández (por entonces jefe de la Brigada Operativa VIII de la ex Drogas Peligrosas y usuario del código para acceder a la base de datos del RNPA) de que los vehículos eran de la PSA, y le avisó de eso a Ascaíni".

 

Te puede interesar

 

Te puede interesar