Cayó banda narco en Firmat con una base en el penal de Piñero

La PDI y Gendarmería hicieron 23 allanamientos y detuvieron a 15 personas. Secuestraron unos 8 kilos de drogas, siete armas y un par de autos.
0022245279

Una banda organizada desde la cárcel de Piñero pero que vendía drogas en Firmat fue desbaratada ayer con 23 allanamientos realizados en esa ciudad, en Rosario y en la propia Unidad Penitenciaria 11. En ese marco fueron detenidos nueve hombres y seis mujeres, mientras que dos hombres que ya estaban presos en el mencionado penal también serán imputados en la causa. En tanto, voceros allegados a la pesquisa señalaron que habría al menos un policía entre los investigados y anoche no se descartaban más allanamientos y detenciones.

Los procedimientos fueron realizados por personal de la policía santafesina y de Gendarmería Nacional en el marco de una investigación iniciada hace un año por la Brigada Antinarcóticos Nº 8 de la Policía de Investigaciones (PDI) con asiento en Venado Tuerto, al mando del comisario Rodolfo Encina. Producto de los allanamientos se incautaron unos cuatro kilos de cocaína, tres kilos y medio de marihuana, tres vehículos, siete armas de fuego, más de cuarenta teléfonos celulares y documentación de importancia para el seguimiento de la causa en manos del Juzgado Federal Nº 3 de Rosario, a cargo de Carlos Vera Barros.

Vínculos

Fuentes allegadas a la investigación revelaron que todo se remonta a un año, a fines de 2016, cuando se comenzó a detectar la actividad de Nora R. al frente de una presunta organización conocida como "Los Tucu" que comercializaba drogas tanto a domicilio como en algunos puntos de venta en Firmat, una ciudad ubicada a 110 kilómetros al suroeste de Rosario, en el departamento General López y donde residen unos 25 habitantes.

Mientras la banda de Nora crecía, la investigación y la interceptación de llamados telefónicos permitió establecer que la línea superior de esta mujer era Gerardo A., un hombre que está preso en Piñero por una causa de robo calificado y de quien hasta ayer no estaba confirmado si tenía antecedentes por narcotráfico. Sin embargo, lo cierto es que este hombre sería el encargado de abastecer a la organización.

Al parecer, el nexo entre Nora y su contacto en Piñero era el marido de la mujer, también detenido en la misma cárcel. Asimismo, la pareja de Gerardo A. está sospechada de integrar la organización con un importante rol.

Violencia

Pero mientras la investigación avanzaba en establecer cómo funcionaba la red de abastecimiento y venta de drogas, hubo situaciones que terminaron precipitando los allanamientos realizados ayer.

Según comentó ayer el titular de la PDI, Daniel Corbellini, en los últimos dos meses comenzaron a aflorar hechos de violencia típicos de los que suelen rodear al narcotráfico. "Por un lado apareció cierta competencia y, por otro, algunos ladrones interesados en el dinero que manejaba la banda comenzaron a merodearlos, por lo que la banda de Nora empezó a comprar armas", para agregar que los hechos recrudecieron el último fin de semana y entonces se tomó la decisión de adelantar los allanamientos.

Pistas unificadas

A esta altura de la pesquisa, la investigación en manos del Fiscal Federal Nº 3, Claudio Kishimoto, ya estaba unificada con otra paralela que había iniciado Gendarmería Nacional a través de la Unidad Especial de Procedimientos Judiciales sobre los mismos protagonistas.

En ese marco, desde la mañana de ayer personal de la PDI con apoyo de la Tropa Especial de Operaciones (TOE) y Gendarmería Nacional realizó 23 allanamientos, de los cuales 17 se practicaron en Firmat, tres fueron en Rosario, uno en la localidad de Villada y dos en celdas de Piñero.

Como producto de esos procedimientos fueron detenidos nueve hombres y seis mujeres, tres de ellas en Rosario. No obstante, la mayoría de los sospechosos fueron arrestados en Firmat, varios de ellos sospechados de trabajar como vendedores de la banda, que combinaba la modalidad de delivery como la de puntos de venta fijos.

Asimismo, las fuentes de la pesquisa dijeron que las siete armas de fuego incautadas en los distintos procedimientos dan cuenta del poder de fuego que estaba adquiriendo la banda: una pistola calibre nueve milímetros con tres cargadores y 67 proyectiles, dos revólveres calibre 32 y municiones, un revólver calibre 6.36 y una escopeta calibre 16 con 18 cartuchos fueron algunas de las armas secuestradas.

Además se incautaron 43 teléfonos celulares, varias tablets, notebooks, así como anotaciones en cuadernos y documentación de interés para la investigación. También se secuestraron dos autos: un Toyota Etios último modelo y un Citroën C3; además de una moto Honda CBX 250.

Según los voceros consultados, los detenidos fueron trasladados ayer a Rosario y se prevé que sean indagados en los próximos días, en principio por infracción a la ley de estupefacientes.

Fuente: La Capital

 

Te puede interesar

 

Te puede interesar