Apresan en Rosario a sospechoso de matar a una policía en Mendoza

Rosario - La Policía Federal detuvo a un ciudadano guineano a quien le atribuyen haber tenido en su poder el celular de la víctima, asesinada el año pasado.
0021147078

Los rosarinos que circulaban ayer por el centro de la ciudad se asombraron al observar como efectivos de la Policía Federal detenían a un ciudadano de la República de Guinea sobre quien pesaba un pedido de captura de Interpol. El requerimiento judicial se basa en la posible participación del sospechoso en el crimen de Florencia Peralta, una mujer policía asesinada el pasado 16 de septiembre en la ciudad mendocina de San Rafael.

Cerca de las 18 de ayer dos camionetas de la Federal, con apoyo de un móvil de la policía provincial, se detuvieron en calle Entre Ríos al 900. Los cinco agentes que iban en los móviles bajaron y sin dar tiempo a una fuga detuvieron a un africano de unos 35 años que habla perfecto castellano y que, en principio, relató que hacía 8 años que está en la Argentina y se dedica a la venta ambulante. Sin embargo no les dijo a los agentes su identidad, que fue confirmada media hora después pero no fue dada a conocer.

Femicidio

El hecho por el cual fue detenido el ciudadano africano es el femicidio de Florencia Peralta, un hecho por el que su ex marido Damián Ortega está detenido en San Rafael, acusado del crimen. Según la fiscal María Eugenia Laigle, fue este hombre quien llamó al 911 para indicar que Peralta "estaba muy descompuesta". Sin embargo, los investigadores lo notaron nervioso y contradictorio al narrar lo sucedido. Además en sus manos presentaba unas marcas que hicieron presumir a los pesquisas que podría haber manipulado un cable, elemento con el que pudo haber sido asfixiada la joven madre.

Conocida la muerte de Florencia, policía y madre de un niño de 2 años, una vecina aportó unos detalles que llamaron la atención de la policía y la fiscal. A las 18 del martes 16 de septiembre el Fiat 147 de Ortega estaba en el interior del garaje de la vivienda. Más tarde, cerca de las 21:30, el vehículo estaba en la calle y luego desapareció. Por esos supuestos movimientos los pesquisas creen que el crimen pudo haberse cometido en esa banda horaria.

Ortega había relatado que había estado todo el día con su hijo y llegó a la casa de su ex a las 23. Entonces se encontró con una situación de robo y avisó al 911 que Florencia estaba descompuesta. Sin embargo, hubo indicios como el seguro de la puerta de ingreso a la casa forzado que hicieron sospechar a los investigadores que Ortega había montado la hipotética escena del robo para garantizar su impunidad.

Giro

En este contexto, la captura del guineano tiene que ver con la búsqueda iniciada a partir de la activación del celular de la víctima, que había desaparecido de la escena del crimen junto con otros objetos. Luego de diez meses de búsqueda, la semana pasada fue detectado en la Ciudad de Buenos Aires y una brigada mendocina de la Policía Federal dio con el sospechoso que logró escabullirse. Sin embargo ayer por la tarde otra brigada, dedicada especialmente a capturas internacionales, lo localizó en el centro de Rosario.

Fuente: La Capital

 

Te puede interesar

 

Te puede interesar