Confirman que el cadáver de Pablo Cejas tenía 21 heridas de arma de fuego

Santa Fe - Así lo reveló la autopsia realizada por el Cuerpo Médico Forense esta mañana. El estudio además indicó que los disparos fueron a una determinada distancia. Del cuerpo le extrajeron proyectiles.
0021019661

 

Lo mataron con mucha saña, violencia y crueldad. No quisieron que quede vivo y que pueda decir sus últimas palabras sobre quién pudo ser su asesino. Así fue el crimen de Pablo Cejas, quien en la noche de este lunes, en Neuquén al 6400 del barrio Yapeyú, fue acribillado con una lluvia de balas.

Esta mañana el Cuerpo Médico Forense efectuó la autopsia al cadáver del suboficial y arrojó resultados a los cuales UNO Santa Fe tuvo acceso. Según el estudio, el cuerpo tenía 21 heridas provocadas por arma de fuego. La mayoría ubicadas en la zona del tórax y en el cráneo.

A su vez, se extrajeron dos proyectiles que estaban incrustados en el cuerpo, los cuales son de un grueso calibre. En este sentido, se sospecha que podrían ser de un arma calibre 9 milímetros, aunque deberá ser tarea de los peritos del área de Balística de la Policía Científica de la Unidad Regional I.

La autopsia además permitió establecer que las heridas registradas en el cuerpo del suboficial fueron desde una pronunciada distancia, situación que permite analizar, por el momento, que Cejas fue atacado a tan solo unos metros de donde fue hallado sin vida.

Con esos datos del equipo forense se puede establecer, a través de la autopsia psicológica, que la muerte del agente –que prestaba servicios en Departamento de Operaciones (D-3) de la UR I– se dio en manos de alguien –o algunos– que lo buscaron matar con total odio, desprecio, resentimiento y bronca.

Es por ello que los interrogantes se ponen de manifiesto en torno a si los matadores lo conocían de antes. ¿Tuvieron algún tipo de vínculo?, es la pregunta clave que permite hacerse tras el resultado de esta autopsia.

"Demuestra que fue un crimen pasional", dijo al respecto un especialista en la materia, por lo cual el asesino conocía a Cejas y algo tenía contra él. Está más que claro que así se lo demostró a Pablo Cejas anoche, pasadas las 23, en Bº Yapeyú.

 

Te puede interesar

 

Te puede interesar