Mefro Wheels: el Arzobispado dio un fuerte respaldo a los trabajadores

Locales 22/03/2017 Por
Bajo la consigna de que “el trabajo es la paz social”, el arzobispo de Rosario, Eduardo Eliseo Martín, dio este martes una misa por los trabajadores despedidos y suspendidos del Gran Rosario, con especial énfasis en la fábrica de llantas Mefro Wheels, que está cerrada desde febrero.
p03f1-sc-4

“Los que están pasando por esta situación viven con mucha tristeza y angustia por el futuro. 

Exhortamos a los gobiernos a buscar los caminos que generen las condiciones para el trabajo”, dijo el representante de la Iglesia desde la parroquia Santa Teresita del Niño Jesús. El lugar elegido no fue casual, está a metros de la planta de Ovidio Lagos al 4400, única en el país en su especialidad. Más temprano, dos hermanos dueños de la empresa santafesina Cirubon recorrieron la fábrica con representantes de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y el ministro de Producción Luis Contigiani. Llegaron allí con la intención de comprarla y ponerla en funcionamiento “en quince días”. Pero el problema que persiste desde hace meses está en que los accionistas alemanes no acceden a vender. Incluso, el gobernador Miguel Lifschitz se reunió ayer en Londres con un representante de la firma y le pidió por la venta de la fábrica. “Necesitamos una solución urgente porque se nos agotan los recursos”, insistieron los operarios de Mefro Wheels.

Misa por trabajo

Minutos antes de la misa que se realizó este martes a las 19, un grupo de operarios suspendidos de General Motors llegó a la capilla de Carrasco al 4500 para plantear su situación al arzobispo. El pedido de ayuda a la Iglesia se repite desde hace meses desde distintos sectores, dijo Martín a El Ciudadano. Por eso, desde el Arzobispado decidieron hacer oído a los reclamos de los trabajadores y organizaron una misa para rezar por el trabajo y la paz social.

“Para nosotros los cristianos el trabajo tiene un valor fundamental. El trabajo es lo que dignifica al hombre y su falta trae zozobra en la familia y dispersión y disgregación en la sociedad”, sostuvo el arzobispo y agregó: “Estamos frente a gente concreta que perdió su trabajo y queremos estar cerca de la gente que sufre y que padece esto”.

Martín expresó que vive con preocupación la situación de los trabajadores, a los que ve con “mucha angustia y tristeza por el futuro”. Igualmente aclaró: “También queremos dar esperanza, por eso ofrecemos la fortaleza espiritual para afrontar esas dificultades y salir adelante”.

El representante de la Iglesia pidió a las autoridades que den el marco jurídico para generar fuentes de empleo: “Exhortamos a los gobiernos a buscar los caminos que generen las condiciones para el trabajo”.

Con respecto a las políticas del gobierno de Cambiemos expresó: “Hasta ahora en esta nueva etapa los problemas se han ido agudizando. Antes teníamos otra política y veníamos mal. Ahora otra y las cosas no han mejorado. Esperemos que mejoren, el gobierno está diciendo que va a repuntar, los hechos confirmarán si estamos en ese camino o no”.

De la misa participaron trabajadores de Mefro Wheels, dirigentes gremiales de la UOM, representantes del gobierno provincial y concejales de la ciudad.

Posible comprador

Este martes a las 14, los hermanos Ricardo y Daniel Ciccarelli llegaron a Mefro Wheels para conocer la planta. Los empresarios pertenecen a uno de los grupos interesados en comprar la única fábrica de llantas del país, que permanece cerrada desde mediados de febrero por un proceso de vaciamiento impulsado por la firma alemana de la que es parte. Los Ciccarelli son dueños de la empresa Cirubon, que se dedica a la fabricación de autopartes en Alvear, especializándose en amortiguadores. La recorrida fue gestionada y acompañada por la UOM de Rosario y el ministro de Producción Contigiani.

“El interés en comprar existe pero por ahora estamos en veremos porque los accionistas alemanes no quieren vender. Si ellos dan el okey, en 15 días estamos trabajando”, dijo Ricardo Ciccarelli desde la planta y agregó: “Creemos que es viable sostenerla. Tenemos clientes en común, la conocemos desde hace muchos años porque somos una empresa de familia que en una época comprábamos recortes de chapa a esta empresa. Es una picardía que esta fábrica esté parada con la maquinaria y los trabajadores que tiene. Acá hubo un vaciamiento, una planta como ésta no puede estar parada”.

Por su parte, el abogado de la UOM Pablo Serra valoró como “muy positiva la recorrida”. Sin embargo, recordó que el problema principal está en la negativa de los accionistas alemanes en sentarse a negociar. “Si no acceden a vender, las alternativas son la expropiación o la quiebra y a partir de eso dar intervención a alguna de las empresas interesadas”, explicó.

Contigiani insistió en que Mefro Wheels “sigue siendo viable desde el punto de vista técnico, productivo y laboral”. “La planta está complicada por un marco económico que no la ayudó y no la está ayudando y que tiene detrás la apertura de importaciones”, dijo y explicó que sólo en lo que va de 2017 entraron al país 117 mil llantas como las que producía Mefro Wheels.

El ministro sostuvo que Lifschitz se reunió ayer con directivos de la empresa alemana en Londres: “El gobernador ha manifestado dos grandes preocupaciones. Por un lado que accedan a vender la planta y que no la desguacen y cierren. Por otro, que cumplan las leyes laborales de Argentina, acá hay trabajadores que no han recibido ninguna notificación o rumbo, ni tampoco salario o indemnizaciones. Es una situación social que desespera”.

Además, Contigiani aseguró que el gobierno nacional no está participando de las negociaciones, situación que también fue remarcada por Serra.

En este sentido, el abogado expresó que ninguno de los pedidos que llevó la UOM a la reunión con el ministro de Trabajo nacional Jorge Triaca fue respondido: “No dieron el Repro ni avanzaron en la devolución de la Afip de un crédito fiscal de 12 millones de pesos”.

Sobre esto último, los trabajadores de Mefro Wheels expresaron que “es fundamental una solución urgente. Necesitamos que liberen esos 12 millones de pesos porque ya se nos agotaron todas las instancias de subsistencia, estamos desesperados”, concluyó Miguel Valentino, operario de la planta.

 

Te puede interesar

 

Te puede interesar