Caos en medio de una huelga policial en Brasil

Mundo 09/02/2017 Por
El ejército brasileño no logra frenar la violencia en una ciudad con policías en huelga: 75 muertos en 4 días.
SkrMqwwul_720x0


La figura es un récord histórico para Vitória, una ciudad del sudeste del país, cercana a Río de Janeiro. El paro comenzó el viernes, pero los militares recién llegaron el lunes.

Al menos 75 personas murieron en condiciones violentas en Vitória, capital del estado brasileño de Espírito Santo, desde el sábado, cuando la policía militar inició una huelga en protesta por la falta de inversión en materia de seguridad, informaron hoy fuentes sindicales.

De acuerdo con informaciones del sindicato de los policías civiles de Espírito Santo, 13 personas fueron asesinadas entre la noche del lunes y la madrugada de este martes en ese estado del sureste de Brasil, vecino a Río de Janeiro, con lo que ya suman 75 las muertes violentas desde el sábado.

"El gobierno (de Espírito Santo) viene tratando la seguridad con desdén, está precarizando los servicios, no invierte en seguridad y no da valor al personal", dijo el presidente del sindicato de policías civiles estatal, Jorge Emiliano Legal.

En los últimos cuatro días hubo un aumento en los crímenes, principalmente "homicidios, robos, y hurtos", que culminaron, hasta el momento, en 62 muertes, un "récord" histórico para Vitória en febrero, añadió Legal.

El número de homicidios en cuatro días supera en 1525% lo registrado en todo enero.

La violencia obligó a los comerciantes a cerrar sus puertas, lo mismo que ocurrió en los dos últimos días con las escuelas, algunas universidades y los puestos de salud públicos, en tanto que los autobuses no circulan desde el domingo.

La Federación de los Comerciantes de Espírito Santo calcula que las pérdidas provocadas por puertas cerradas y robos en los últimos cuatro días ascienden a 4,5 millones de reales (unos 1,5 millones de dólares).

La llegada del ejército y de la fuerza nacional de seguridad, en cambio, sí permitió que los autobuses volvieran a circular gradualmente este martes, aunque los propietarios de las empresas de transporte advirtieron que tan solo operarán hasta las 19 y mientras que ningún vehículo sea atacado.

Desde el sábado, familiares de los policías militarizados, que exigen una mayor inversión para garantizar el buen ejercicio de sus funciones así como un "reajuste salarial", se manifestaron e impidieron la salida de los agentes de sus cuarteles.

Los familiares de los policías militares encabezan la protesta porque los agentes tienen estatus de soldados y el código penal militar brasileño castiga con una condena de hasta dos años de prisión su participación en huelgas o manifestaciones.

El ministerio de Defensa autorizó el envío de las Fuerzas Armadas "para garantizar la ley y el orden" en la ciudad respondiendo a una petición del gobernador.

"Quiero resaltar la determinación inflexible de restaurar y recuperar la normalidad (por parte del gobierno). Estoy seguro de que con el apoyo de las fuerzas locales, estaremos en las calles para garantizar la integridad de las personas y las propiedades", dijo el ministro de Defensa, Raul Jungmann, en rueda de prensa.

Para el sindicato, esta decisión constituye un "paliativo" que "no va a resolver el problema de la inseguridad" ya que el combate al crimen solo puede ser efectivo si se invierte en la "reestructuración del cuerpo y en recursos humanos".

"Va a ser un paliativo porque (el ejército) tendrá que volver un día a los cuarteles y el crimen seguirá entonces libre para actuar", aseveró Legal.

Fuente: EFE

 

Te puede interesar

 

Te puede interesar