Cayó en uno de los megaoperativos de la policía de San Lorenzo y ahora lo condenaron por asesino

Policiales 01/05/2016
"Chucky", de 20 años, fue detenido en un control de la policía realizado en 2015. Fue vinculado a la investigación que llevó adelante el fiscal local Juan Carlos Ledesma por un asesinato cometido en Fray Luis Beltrán en 2014 y ahora fue condenado a 14 años y 6 meses de prisión.
fiscalia-san-lorenzo-750x350

Poco después de la 1.30 del sábado 14 de junio de 2014 cuatro hombres armados ingresaron a una vivienda del barrio Ombú, en Fray Luis Beltrán, y mientras robaban asesinaron de un balazo al dueño de la casa: Oscar Hugo Leiva, de 43 años. En un proceso abreviado homologado por el juez de primera instancia Eduardo Filocco en los Tribunales de San Lorenzo, Jesús Sebastián “Chucky” Silva, de 20 años, admitió haber participado del sangriento atraco y fue condenado a 14 años y 6 meses de prisión. El muchacho, principal sospechoso de ser el asesino, había sido detenido el domingo 19 de enero de 2015 en un control rutinario de la policía de la Unidad Regional XVII.

El proceso abreviado en el cual el acusado admitió su responsabilidad en el hecho fue acordado por el fiscal de San Lorenzo, Juan Carlos Ledesma, y el abogado Javier Cruz Schuster, defensor de Chucky. El acusado se responsabilizó por el homicidio en ocasión de robo agravado por el uso de arma de fuego en calidad de coautor y fue condenado a 14 años y 6 meses de prisión, juicio que homologó el juez Filocco.

La madrugada del 14 de junio de 2014 el chatarrero Oscar Leiva, de 43 años; su esposa, Marcela D., de 42; y uno de los hijos de la pareja, de 22 años, estaban en su casa de General Paz sin número del barrio Ombú, en Fray Luis Beltrán. Pasada la 1.30 cuatro hombres armados ingresaron a la vivienda forzando la puerta principal. Para la acusación, entre ellos estaban Chucky y Mariano Amilcar O. Al escuchar los ruidos el dueño de casa se levantó para ver qué pasaba y, según contaron sus familiares, apenas abrió la puerta se escucharon gritos con exigencias de entrega de dinero y disparos. Uno de los delincuentes, Chucky para la acusación, efectuó un tiro contra la puerta hiriendo al dueño de casa con una bala calibre 38 en el pecho. Eso le provocó una grave lesión que le comprometió una arteria y aunque fue traslado de urgencia a un centro asistencial murió a los pocos minutos.

Venciendo la resistencia del dueño de casa, Chucky y sus compinches pudieron ingresar a la vivienda, donde al menos dispararon al menos seis veces más. Según indicaron fuentes ligadas a la acusación, bajo amenaza de muerte les exigieron a los parientes de la víctima la entrega de dinero: “Que nos den la plata o matamos a los guachos”, dijeron. Y para marcar el territorio golpearon a los hijos de Leiva y se fueron del lugar llevándose objetos de electrónica.

Mientras efectivos de la comisaría 4ª de Beltrán llegaban a la escena del crimen y recogían un cuchillo y seis vainas servidas calibre 38, sus pares del Comando Radioeléctrico de San Lorenzo persiguieron a cuatro sospechosos que huían en un par de motos por la ruta A-012. En el escape los fugitivos abandonaron los vehículos (una Suzuki AX 100 y una Yamaha YBR 125) y prosiguieron la fuga a pie sin que se los pudiera atrapar.

Durante los días posteriores la Brigada de Investigaciones y efectivos de la comisaría de Beltrán realizaron al menos seis allanamientos en San Lorenzo y Puerto General San Martín en el marco de la investigación que encabezó el fiscal Ledesma. Si bien no se pudo localizar al principal sospechoso, se incautaron las motos utilizadas en el fatal robo. Siete meses después del crimen el principal apuntado de matar a Leiva cayó detenido por un hecho menor en el marco de un operativo de rutina en San Lorenzo.

 

Te puede interesar

 

Te puede interesar