Detienen a dos jefes policiales acusados de proteger a bandas narco Corrupción en la Fuerza

Uno es miembro de la plana mayor de la Policía de San Juan. El otro, el segundo de la división de drogas. Hay otros tres agentes involucrados.
Ver galería drogas_sanjuan
1 / 2 - - Detienen a dos jefes policiales acusados de proteger a bandas narco

Cinco policías de San Juan, entre ellos dos de alto rango, fueron detenidos hoy, acusados de otorgar protección a bandas narco y adulterar los resultados de los procedimientos en los que se secuestraba marihuana y cocaína.

Los arrestos se produjeron tras más de diez allanamientos realizados por personal de Gendarmería. Según informaron fuentes del la investigación, los detenidos de mayor rango son el comisario general Héctor Páez (jefe de la División Judicial) y el subjefe de la División Drogas Ilegales, Rolando Narváez. También estarían involucrados dos agentes de esa misma división y un tercero de una comisaría de la zona.

En el marco de la misma causa, hay dos civiles detenidos. Los siete, según fuentes citadas por la agencia DyN, están siendo investigados por los delitos de asociación ilícita y narcotráfico.

"Los detenidos estaban vinculados a gente que vendía droga, a quienes les liberaban las zonas, les avisaban de procedimientos o les garantizaban que no serían allanados”, explicó en conferencia de prensa el juez Federal Rago Gallo, a cargo de la causa.

Según informó el magistrado, la investigación comenzó en septiembre del año pasado. Fue realizada por Gendarmería e incluyó varias horas de escuchas telefónicas. Los allanamientos no estaban previstos para hoy, pero tuvieron que acelerarse. "Hubo filtraciones, que aún no determinamos de dónde salieron, y se enteraron de que estábamos trabajando en esto", agregó el juez.

Esta mañana, al ser consultado por la prensa, el jefe de la Policía de San Juan, Luis Martínez, aseguró que no estaba al tanto de lo que ocurría. "Estoy sorprendido por la gente involucrada, yo desconocía el contenido de la investigación", explicó. Además, pidió a la población "no condenar" a los uniformados hasta que se pronuncie la Justicia.

"Los que estén relacionados a este ilícito no sólo van a ser separados inmediatamente de la fuerza sino que esperamos que todo el peso de la ley caiga sobre ellos", afirmó Gustavo Fariña, secretario de Seguridad de la provincia. Y agregó: "Hay una autoridad aparentemente involucrada. No nos va a temblar la mano para cortar la cabeza que tengamos que cortar".

 

Te puede interesar

 

Te puede interesar