Santa Fe tira 14 millones de litros de leche por día

Regiónales 30/04/2016
Esas es la cifra que arrojaron los análisis del gobierno provincial, a causa de las inundaciones en los tambos. No se descarta que suban los precios en góndola de los lácteos.
inundacion-2016-11

La producción lechera en Santa Fe pierde 14 millones de litros por día como consecuencia de campos inundados y tambos incomunicados, según indicó ayer el secretario de Lechería santafesino, Pedro Morini, quien estimó que esto no debería impactar en los precios en las góndolas.

El funcionario explicó que esto tiene como marco la pérdida de unos u$s3.200 millones para la actividad agropecuaria, ya que a la crisis que ofrece la lechería se le sumaría la pérdida de un 30% de la cosecha sojera provincial.

Según el Centro de la Industria Lechera (CIL), la producción en los tambos afectados por las lluvias exhibirá “una sensible merma” en la actividad y se constataría en abril “entre un 20% y 25%” de caída en el orden interanual.

Por ello, desde el sector industrial no desestiman que se produzcan alzas en los valores de los lácteos o bien faltantes de algunos productos en las góndolas por “la crítica situación por la que está atravesando el sector”.

Desde el gobierno de Santa Fe, Morini advirtió que, a causa de las inundaciones, “se están perdiendo 14 millones de litros de leche por día”, aunque consideró que esta situación aún “no debería impactar en el precio de góndola” de los productos lácteos.

Asimismo, sostuvo que por la gran cantidad de agua en los campos se “va a perder alrededor de 30% de la soja” en esa provincia.

“La gente -dijo- no tiene idea de la magnitud de la situación. Se están perdiendo 14 millones de litros de leche por día. Se va a perder alrededor de un 30% de la soja. Las pérdidas totales van a superar los u$s3.200 millones” para la provincia, afirmó el funcionario. A causa de que los campos y los caminos se encuentran anegados, “hay muchos productos primarios que no se pueden llevar a destino” como granos, leche o hacienda en pie, explicó.

“Este es el caso de la leche. Cuando no se puede sacar en tres días del campo, hay que tirarla”, agregó, a la vez que destacó que “la caída de la producción ronda un 50%. Esto se va a prolongar por varios meses por el proceso biológico de la vaca que se seca”, precisó.

En declaraciones a LT 10 Radio Universidad, Morini dijo que “esta situación no debería impactar en el precio de góndola, porque actualmente le estaban pagando muy poco a los productores”. Por lo tanto, “hay margen para aguantar”. “Ahora todos sabemos cómo se opera en esta situaciones”, agregó, según difundió la agencia de noticias DyN.

Recomendaciones para los productores

Ante la emergencia hídrica detectada en varias zonas del país, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), a través de su Programa de Tambos y Producción Primaria de Leche, brindó algunas recomendaciones para los productores tamberos.

La presencia de zonas anegadas, barro acumulado y charcos provoca en los tambos cambios de ambiente en los corrales y en las salas de ordeño. La ausencia de zonas secas favorece las infecciones mamarias, los trastornos podales y los problemas respiratorios, especialmente en las categorías jóvenes. Por tanto, el sistema inmune de las vacas se deprime, aumenta el estrés y proliferan microorganismos llamados patógenos ambientales.

En este sentido, es muy importante optimizar las estrategias de manejo relacionadas con higiene y prevención en todas las categorías de animales del tambo.

Además, hay que tener en cuenta que los sistemas de producción intensivos provocan un medio ambiente adverso que requiere cuidados adicionales de los productores y tamberos tales como adecuación en los corrales y patios de espera, salas de ordeñe apropiadas y limpieza de los utensilios.

Por lo anteriormente mencionado, el Senasa recomienda:

– Proteger a las categorías jóvenes (terneras y recría), adecuando pautas de manejo (provisión de alimentos, temperatura de la leche, higiene de los utensilios) y del ambiente (proteger del viento, evitar charcos).

– Adecuar la inmunoprofilaxis/vacunas (rotacolli, complejo respiratorio, clostridiales, desinfección de ombligos) y antiparasitarios al manejo sanitario sugerido por el médico veterinario actuante.

– Mantener a la cría-recría con protección vacunal y una estrategia antiparasitaria apropiada a la zona. En estas categorías, fortalecer la inmunidad es invertir para el futuro.

– Optimizar la higiene preordeñe (pre-dipping) y post ordeñe (selladores de barrera) utilizando productos eficaces y aprobados por el Senasa. Ordeñar siempre ubres bien estimuladas, limpias y secas.

– Adecuar la rutina de ordeñe para evitar que las vacas se echen en corrales contaminados o con barro durante la primera hora posterior al ordeñe.

– Preservar la higiene en los corrales de parición. Durante las primeras seis horas de vida, el calostrado es fundamental para la posterior sanidad del ternero.

– Promover reuniones entre el personal del campo, los tamberos y los responsables de la crianza artificial, incluyendo siempre la participación proactiva del veterinario a cargo, para concientizar y adecuar el manejo protegido e higiénico del rodeo lechero en un ambiente con clima hostil.

Frente a la emergencia hídrica que atraviesan algunas provincias de la Argentina, los productores tamberos deberán saber que bajan los rendimientos de pasturas, la condición corporal de las vacas con disminución del porcentaje de preñez y la calidad de las materias primas. Por tanto, el Senasa sugiere poner en práctica las recomendaciones mencionadas a efectos de mitigar las consecuencias, dado que la pérdida de condición sanitaria y productiva en los tambos requiere mucho tiempo y esfuerzo para su recuperación.

Fuente: Supercampo

 

Te puede interesar

 

Te puede interesar