Al final, los concejales darán luz verde a la suba de taxis y remises

Locales 25/04/2016
Rosario - Tarifas en alza. La idea es aprobar un treinta por ciento en la sesión del jueves. Pero si la comisión de Servicios Públicos no le da despacho hoy, habrá paro.
taxi
- Tanto taxistas como remiseros esperan que la actualización de la tarifa.

Después de varias semanas con idas y vueltas y los taxistas metiendo presión, finalmente la comisión de Servicios Públicos del Concejo promete dar vía libre esta mañana a un primer aumento del 30 por ciento para taxis y algo menos para remises. Para seguir de cerca el debate, las cámaras de ambos sectores y el gremio de los tacheros dirán presente desde las 9 frente al anexo que el cuerpo ocupa en Juan Manuel de Rosas al 800. Con cautela y "buena educación", todos dijeron confiar en que la suba obtendrá luz verde en la comisión para que pueda discutirse el jueves en el recinto. "Sobre ese tema consenso hay", anticipó su titular, el frentista Carlos Comi. En cambio, para acordar el incremento del boleto de colectivos y votarlo también ese día, se mantendrán intensas negociaciones durante toda la semana.

Hace ya un par de meses que tanto taxistas como remiseros vienen reclamando un aumento en sus tarifas aduciendo que se les dispararon brutalmente los costos. Y, aunque con otros valores, el estudio que el Ente de la Movilidad lleva adelante para verificar esas subas les dio la razón.

Por eso el acuerdo marco fue autorizar ahora una actualización del 30 por ciento y esperar a después de mediados de año para evaluar la marcha de la inflación y eventualmente volver a debatir el tema.

El titular de la Asociación de Titulares de Taxis Independientes (Atti), Mario Cesca, recordó ayer que los insumos específicos del sector han superado incluso en los últimos tiempos el índice inflacionario.

Como ejemplos mencionó el GNC, que en el surtidor hoy en Rosario les cuesta el doble de hace unos meses (el metro cúbico está casi a 10 pesos, mucho más que en Buenos Aires o Entre Ríos, señaló), o el mantenimiento periódico (que incluye "rutinas" como el cambio de pastillas de freno, embrague o extremos de dirección).

Tarifa y sueldos. "Confiamos en que el aumento salga", dijo Cesca, y recordó que esa suba lleva atado el incremento para los peones de taxi porque "el salario mínimo del chofer equivale a 8.400 fichas".

De hecho, junto a los patrones también llegarán hoy a las 9 hasta la puerta del anexo del Concejo los representantes del gremio.

"Vamos a estar ahí, creemos que el aumento va a salir para que se vote el jueves" en el recinto, sostuvo el secretario general del sindicato, Horacio Boix.

En la hipótesis de que "el diablo metiera la cola" y el incremento no se aprobara, dueños y choferes ya acordaron que habrá "algo de ruidito", afirmó el dirigente.

Cesca fue más claro: "Ahí nomás nos reuniríamos en asamblea para lanzar una medida de fuerza", adelantó.

También se sumará a la movida la Cámara de Remiseros. "El domingo de la semana pasada ya acordamos que si el aumento no sale habrá un lock out patronal", aseguró el titular de la entidad, Alfredo Gordo.

Pero Comi aportó una visión tranquila ante tanta zozobra.

"No va a haber problemas: sobre el tema de taxis y remises consenso hay", sostuvo. De mínima, el suficiente como para que en la sesión del jueves próximo logre las necesarias voluntades en el recinto. Porque ya se sabe que al menos el bloque del PRO votará en contra y todavía existe incertidumbre sobre dónde se posicionarán otras bancadas.

Los valores. En trazos gruesos, al aprobarse una suba del 30 por ciento la bajada de bandera diurna de los taxis pasará de 17 pesos a 22, mientras la ficha irá de 0,85 a 1,10. Por las noches la actual bajada, de 19,50, llegará a 25 y la ficha irá de 1 a 1,30.

En cuanto a los remises, para no asustar más a los pasajeros, la bajada de bandera tendrá un alza porcentualmente menor: pasaría de 26,70 a 29,70 pesos.

La ficha del remís sí subiría cerca de un 30 por ciento como en los taxis, para ir de 1,05 peso a 1,32.

Colectivos: una semana caliente

Como era de esperar, el Concejo Municipal buscará que el “trago amargo” que significará para los pasajeros el aumento del boleto del colectivo y la tarifa de taxis y remises pase de una sola vez. Concretamente, esta semana, y mientras continúan las negociaciones con el gobierno nacional para amortiguar el impacto de la suba salarial de los choferes en el precio final del viaje en ómnibus. Si finalmente el oficialismo logra los votos necesarios, el pasaje actual de 6,30 pesos se irá a 8,50. Un 35% más, pese a que el estudio de costos oficial marca que el valor real debería llevarlo a 9,45. “Tenemos que seguir charlando el tema con todos los bloques”, adelantó el titular de la comisión de Servicios Públicos, Carlos Comi, por lo que esta semana se harán “todas las reuniones necesarias” para ver si llegan el jueves con un acuerdo.

  El análisis político que el oficialismo hace del asunto aconsejó no desdoblar el tratamiento de los aumentos en el transporte.
  Así, por un lado con la presión que la suba de tarifa en taxis y remises viene metiendo a la comisión de Servicios Públicos y, por otro, la necesidad de liquidar los sueldos de los colectiveros el 5 de mayo con la suba salarial del 29% ya acordada en la paritaria de la UTA, discutir el nuevo precio del boleto será la prioridad semanal.

  En sintonía con ese cuadro de situación, Comi adelantó que la comisión que preside en el Concejo difícilmente abordará hoy el tema, pero se reunirá “todas las veces que haga falta” pasando a cuarto intermedio. “Aún no hay consenso —admitió—, por lo que vamos a seguir charlando con todos los bloques”.

  Mientras tanto, en la Intendencia confían en recibir algún oxígeno por parte del gobierno nacional en materia de actualización de subsidios.

  Por ahora el precio del futuro boleto rondaría los 8,50 pesos, 35 % más que el valor actual, acorde a la inflación acumulada en el último año.

Fuente: La Capital

 

Te puede interesar

 

Te puede interesar