Un chico de 18 años está grave tras ser baleado en la cabeza en la zona sur

Policiales 16/04/2016
Fue la tarde del jueves en un pasillo de Flammarión al 4600. Darío Pacheco recibió un disparo de un joven que bajó de un auto rojo y le disparó a quemarropa sin mediar palabra.
flamarion
Estrechos - Los pasillos que conectan calles Flammarión y Margis.

"¿Por qué es la bronca? Los pibes nunca te lo van a decir y yo sólo te digo lo que veo. Este pibe es de los que no le hacen mal a nadie". Un vecino de las inmediaciones de Margis y Coulin, en el límite de los barrio La Guardia y Las Delicias, contextualizó así la balacera en la que el jueves a la tarde hirieron de un tiro en la cabeza a Darío Alberto Pacheco, de 18 años. "Paró un auto rojo frente al pasillo. Un tipo se bajó, entró un par de pasos y disparó cuatro veces. Una de esas balas le pegó en la cabeza a «None» (como se conoce a Pacheco en el barrio)", explicó otro residente de la zona. El pibe fue auxiliado por un móvil policial y está internado en el Hospital de Emergencias en estado reservado.

Margis es el pasaje que corre paralelo a las vías del ferrocarril Mitre, en su lateral este y de manera intermitente entre bulevar Oroño y Battle y Ordóñez atravesando las zonas más áspera de barrios adustos. Es la contracara de Flammarión, la calle que corre al oeste de las vías. A la altura del 4500, donde la cortada forma un triángulo con Coulin y Balcarce, se erige la parte más empobrecida de la barrida, con construcciones de espalda a las vías o al costado de ellas. El mejorado del pasaje, entre Uriburu y Oroño, parece haber sido bombardeado en los últimos días y quizás sea esto lo que imposibilite una tragedia vial por la velocidad a la que circulan autos y motos. La cortada y Flammarion están conectadas por angostos pasillos, con entrada y salida por las que, cruzando las vías, se puede ir de un barrio al otro. Uno de esos corredores está a pocos metros del triángulo mencionado.

Un auto rojo. None y su familia (sus padres y al menos tres hermanos) residen desde toda la vía por Margis, a metros de bulevar Oroño. Según se pudo reconstruir del diálogo con los vecinos, ante la escueta información que trascendió por vía oficial, pasadas las 18 del jueves el muchacho junto a uno de sus amigos del barrio y el padre de éste regresaban tras hacer una changa como albañiles. "Llegaron y los dos pibes (None y el amigo) fueron hacia la casa de un comerciante a llevar una estantería de chapa que el padre del amigo de None había vendido en 400 pesos. Fue entonces que desde Balcarce llegó un auto rojo, puede que sea un Ford Fiesta que estacionó frente al pasillo. El acompañante se bajó, entró al pasillo un par de pasos y comenzó a disparar. Una verdadera locura porque a esa hora ésto estaba lleno de pibitos jugando en la calle", explicó un vecino.

Sobre los rieles. Del otro lado del caño de la pistola que empuñaba el hombre del auto rojo, None y su amigo estaban subiendo la pendiente que por el pasillo los colocaba sobre el terraplén. "Los chicos volvían de llevar una estantería de chapa a un vecino. Estaban ya casi sobre la vía cuando se escucharon los disparos. Al tercer balazo None se desplomó sobre los rieles. Yo salí corriendo para la boca del pasillo porque quería saber quién había disparado, no me importaba otras cosa que saber quién disparaba. Pero no vi a nadie. El pibe quedó tirado sobre las vías y lo tuvimos que correr porque justo pasó un tren. Después lo trasladó un patrullero al hospital Roque Sáenz Peña porque estaba gravísimo", indicó otro residente. De ese centro asistencial Pacheco fue trasladado en ambulancia al Hospital de Emergencias donde permanece en terapia intensiva.

No es la primera vez que pibes del barrio son atacados a balazos. Hace unos meses, indicaron los vecinos, se produjo otra balacera contra otros jóvenes que no registró heridos. "Yo estaba trabajando en mi casa. Cuando escuché los disparos salí y fui corriendo hacia el pasillo y me topé con el tirador. El tipo me apuntó, se subió al auto rojo y se fueron", comentó otro vecino de la cortada.

La causa está en manos de la fiscal de la Unidad de Homicidios Marisol Fabbro, quien comisionó sobre el terreno a la Policía de Investigaciones (PDI) para que realizara el trabajo de campo. Los agresores fueron identificados aunque hasta anoche permanecían prófugos.

Fuente: La Capital

 

Te puede interesar

 

Te puede interesar