Encuesta a 1600 policías colocan al ministro Pullaro como el más rechazado

Investigaciones 05/06/2016 Por
Santa Fe - Entre el 20 y 30 de mayo pasado, se realizó una encuesta a policías en toda la provincia, en los 19 departamentos, en unidades operativas y administrativas, referidas hacia los funcionarios políticos, como así a los intereses de la fuerza, en relación con su carrera.
encuesta_resultados


La muestra se hizo sobre 1600 casos, teniendo en cuenta los porcentajes de encuestados conforme a los Departamentos según la importancia del padrón policial; como así la geografía de la provincia a saber, Rosario y La Capital como los más relevantes, y en menor medida 9 de Julio y Constitución. También se tomó en cuenta la importancia del Departamento Vera por ejemplo, por la propia Unidad Regional, por la gran cantidad de policías de ese lugar diseminados en toda la provincia, pero además, porque allí tiene su asiento la Guardia Rural “Los Pumas”.


Pullaro en los dos extremos. Mayor imagen negativa, menor imagen positiva

En una de las preguntas que se formulaban estaban dirigidas a los funcionarios políticos de distintos niveles; y las requisitorias hacían referencia al actual gobernador Miguel Lifschizt, al ex Antonio Bonfatti, a la intendenta de Rosario Mónica Feín, al intendente de Santa Fe, a funcionarios del Ministerio de Seguridad y a otros que tienen visibilidad pública como Mario Barletta, Pablo Javkin, Omar Perotti, Raul Lamberto, Miguel Del Sel, y otros.

1 (1)

NEGATIVA: Pullaro encabeza ampliamente y lo sigue su secretario privado

Sobre la imagen negativa de los funcionarios, quien encabeza la nómina y por lejos con el 52,8 % de imagen negativa, es el actual ministro de seguridad, Maximiliano Pullaro; le siguen, su secretario Daniel Di Lena con el 29,2 %; y mucho más abajo, menos queridos o con menos empatia con la fuerza policial, aparecen Mónica Fein, con el 7,3 %; Antonio Bonfatti con el 3,1 % y el gobernador Miguel Lifschitz con el 2,5 .

Lo del ministro, no es una sorpresa para nosotros (UTRAPOL), puesto que hay un rechazo generalizado a su figura, y si bien no estaba en el cuestionario, muchos lo aducen más allá de las cosas no resueltas para con la fuerza, al modo de actuar, su permanente discurso de purga policial causan antipatía lejos de infundir temor; y lo hacen responsable de mandar a laderos a apretar policías en las comisarías y todos refieren a su secretario Daniel Di Lena.

Podría resultar raro el alto nivel de Di Lena, quien cumple funciones si se quiere menores a la de un subsecretario de estado; pero recordemos que ha protagonizado hechos verdaderamente escandalosos que fueron reprobados por el 100 % de la fuerza, lo que hace incluso que al haber sido sometido a la opinión de los policías, este eclipse a dirigentes importantes, por más negativa que sea la visión, como Bonfatti, Lamberto, o el propio Lifschitz.

Lo de la Intendenta Feín si bien es escaso su imagen negativa para la fuerza, esto se dio básicamente en la Unidad Regional II, (Rosario) donde hubo el mayor número de encuestados.

Por la positiva

Aquí la muestra es totalmente distinta, e incluso aparecen otros actores que en la anterior no, pese a estar en las consideraciones de los policías; y si bien los porcentajes están más cerca unos de otros, Antonio Bonfatti sigue teniendo una alta performance sobre sus pares políticos.

Por eso, el actual Presidente de la Cámara de Diputados y ex gobernador, es quien parece caerles más simpáticos a los policías, y casi que esto se condice con la última elección provincial donde fue el más votado, aquí con un 29,6 de imagen positiva; mas abajo y bien parejos aparece casi con sorpresa el ex candidato a intendente de Rosario Pablo Javkin, con el 21,4 %, actual funcionario municipal; y pegado a este el presidente de la UCR e intendente de la capital de la provincia José Corral con el 20,9 de la aprobación de los uniformados.

Bastante más abajo los policías santafesinos ven como positiva la gestión de Miguel Lifschitz en un 11,4 % , luego lo sigue en Subsecreatario de Investigación Criminal y Policías Especiales Rolando Galfrascoli con el 7,6 % de imagen positiva, mas abajo y mas pegados, el actual Senador Nacional Omar Perotti con el 3,2 %; el Diputado Nacional Mario Barletta con el 2,7 %, y el embajador en Panamá, Miguel Del Sel con el 2,4 %, cerrando la grilla el propio ministro Pullaro con tan solo el 0,8 % de imagen favorable.

Datos

La poca imagen positiva que tiene Lifschitz en los policías, esta dada básicamente por el descontento que hay en anuncios de campaña no cumplidos, falta de actualizacion de ascensos y horas extras; pero no menos importante, es que lleva consigo la indelegable designación de Maximiliano Pullaro como ministro, quien tiene un alto nivel de rechazo; y obviamente eso lo arrastra.

Lo de Rolando Galfrascoli, un subsecretario de menor rango si se quiere en la estructura del gobierno y del ministerio de seguridad; que aparezca por encima de otros dirigentes de renombre como el propio Perotti o Barletta y hasta el ex candidato del PRO, Miguel Del Sel, tiene que ver a nuestro entender con una masa importante de policías que están bajo su órbita política; Policía de Investigaciones (PDI), Guardia Rural “Los Pumas”, Control de Adicciones (ex drogas peligrosas), Policía Comunitaria, Policía de Acción Tactica y Trata de Personas; y con los cuales ha empatizado, quizá en la participación de muchos de los procedimientos, y que se han reflejado en distintas crónicas periodísticas.

Lo de Perotti y Barletta, si bien los policías lo conocen en menor medida, que incluso que al mismísimo cómico Miguel Del Sel, tiene que ver que cuando los políticos no están en campaña, no están en los medios o no cumplen funciones ejecutivas, están menos expuestos y pierden ese interés que hay en un clima electoral.

Sobre el ministro Pullaro y su escasa aprobación del 0,8 % no hay demasiado que explicar, se corresponde inversamente proporcional con su imagen negativa. Los policías no lo quieren.

Los policías no conocen a Omar Pereira. Martínez (APROPOL) y Zalazar (UTRAPOL) casi el 100 % de conocimiento

Muchas de las pésimas políticas de seguridad que se llevan adelante en los últimos cinco meses tienen una radiografía exacta de lo que pasa dentro del ministerio de seguridad. Al número dos de Pullaro no lo conoce nadie.

En otra etapa de nuestra encuesta, estaba referida a que funcionarios del gobierno, de la cartera de seguridad, incluidos la conducción de la fuerza, como así dirigentes sindicales policiales conocen nuestros compañeros, y nos sorprendió sobremanera que sea casi nulo el conocimiento que hay sobre el Secretario de Seguridad, el gendarme Omar Pereira, y en menor medida de otros funcionarios.

La totalidad de los encuestados reconoce y saben perfectamente quienes son Miguel Lifschitz, Maximiliano Pullaro, Antonio Bonfatti, la mayoría como ex gobernador y no como actual Presidente de la Cámara de Diputados; a los máximos jefes de la fuerza los generales Luis Bruschi y Jose Luis Amaya.

encuesta-670x370

Los menos notables

Muy lejos de ser reconocidos entre los anteriormente mencionados están el subsecretario de Investigación Criminal y Policías Especiales, Rolando Galfrascoli con el 11,3 %, el Subsecretario de Seguridad, Dardo Simil 10,7 %; el Ministro de Gobierno Pablo Farías 4,8 %; y el vicegobernador de la provincia Carlos Fascendini con el 3,6 % de nivel de conocimiento entre los policías.

En este lote, donde curiosamente vuelve a aparecer Galfrascoli, por sobre otros funcionarios de importancia, se reitera el comportamiento de aquel policía que lo conoce por haberlo visto, por haber recibido alguna orden, o por publicaciones periodísticas; incluso se impone sobre el comisario general (RE) Simil, que entendemos es más reconocido por policías con más de diez años en la fuerza que los más modernos.

La casi nulidad de que se sepa de Pablo Farias, pese a haber pasado en la gestión anterior por el ministerio de seguridad, tiene que ver con el poco interés que la familia policial le dispensa a su cargo, que sabemos en importante en la estructura de gobierno, y de igual forma le pasa al Presidente de la Cámara de Senadores, Fascendini, cargo del que históricamente pocos se acuerdan, más allá de haber sido parte de una formula para gobernar la provincia,

Un desconocido

Jamás, al menos en los últimos 20 años, ya sea en gobiernos justicialistas o de la actual coalición de gobierno, un secretario de seguridad pasó tan inadvertido como el gendarme Omar Pereira, al que solo conoce el 1,4 % de los encuestados.

Esto muestra a las claras, no de un funcionario que se esconde, sino de alguien que se sumió a los caprichos de un ministro, que lo redujo casi a un cadete de lujo, ya que el secretario nunca aparece, ni tampoco se sabe de gestiones positivas para la fuerza.

De hecho, cuando se produjeron los piquetes en el verano, Pullaro se escondió y lo mando a poner la cara al recluido Pereira, pero después nadie sabe que existe.

No deja de sorprender que alguien con treinta años en una fuerza nacional, sea co-responsable de todos y cada uno de los desaciertos que se toman y que cada día generan más y mas homicidios en la provincia. Y no menos importante es la responsabilidad que Pereira deberá afrontar en la “misteriosa desaparición” de las pistolas 9 mm de su área de responsabilidad política.

Hubo una broma que jugaron unos policía de Rosario quienes nos dijeron “creo que es más facíl encontrar a Walli que a ese Pereira”, y quizás tengna razón; dónde esta Pereira?


De Norte a Sur, de Este a Oeste. Martínez y Zalazar

Al igual que al propio gobernador, el ministro, o los propios Bruschi y Amaya; los dirigentes de los sindicatos policiales de la provincia, tanto Alberto Martínez (APROPOL), como Miguel Zalazar (UTRAPOL) son reconocidos en todo el territorio provincial.

Con mayor o menor ascendencia uno u otro en el personal policial, la muestra arrojó que el dirigente de la Asociación Profesional Policial (APROPOL) Martínez es conocido por el 99,6 % de la fuerza, en tanto que el líder de la Unión de Trabajadores Policiales (UTRAPOL) Zalazar se sabe conocido en el 99,1 % de los uniformados.

Esta es una buena lectura si la fuerza de manera colectiva puede trazar una idea de defender los derechos desde un sindicato, desde la Mesa de Higiene y Seguridad, sabiendo que quienes siempre nos quisieron perjudicar estuvieron bien en la vereda de enfrente, y no fueron los delincuentes, que seguramente con más dignidad sabemos donde están; pero los adversarios que se dicen amigos, son esos mismos que de manera directa o indirecta nosotros con nuestro voto los ponemos en esos lugares.

Los policías tienen un plus muy importante sobre los políticos, quizá de manera paulatina vayamos aprendiendo sobre la unidad de todos, y cuando decimos todos, somos todos los trabajadores de la Policía de la Provincia.


Ascensos, adicionales, horas extras, traslados y reforma policial

Por último, la requisitoria a nuestros pares estaba destinada a saber cuales eran las demandas, sin tener como opción el salario; y los policías en su mayoría se pronunciaron por los ascensos; algo que como dijimos anteriormente moviliza los expedientes en tortuga.

1-copia-670x453

Quizá porque es el único aliciente que tienen los trabajadores policíales, y evitando ostentar una jerarquía virtual una vez pasado a retiro, o en casos más desgraciados en una pensión de una viuda, es que el policía quiere algún día ascender en tiempo y forma, porque no es algo que se mendigue, simplemente es un derecho.

Por eso, será que en la muestra realizada sobre estos 1600 compañeros, el 29,3 % dijo que su prioridad era el ascenso.

Inmediatamente después de querer hacer una carrera digna, los policías van tras los ingresos, y ven como prioritario los incrementos en concepto de servicios adicionales y horas extras (OSPE), de ahí que se ubican en segundo y tercer lugar con el 23,5 % y 19,3 % respectivamente. Desde los sectores sindicales ya se ha dicho que hoy una hora de servicio adicional equivale a medio kilo de carne, o 400 gramos de queso cremoso, una vergüenza.

En cuatro lugar, y con un 18,2 % de demanda, los compañeros señalan la asignación de servicios lejos de sus hogares. Sabido es que hay más de 5000 policías que trabajan de Santa Fe hacia el sur, y son todos de Santa Fe al norte, particularmente de los departamentos General Obligado, Vera, San Javier, San Cristobal o la propia ciudad capital.

Por último, un 9,7 % se manifestó con interés por querer una reforma policial, volver al sistema anterior de oficiales y suboficiales; (doble escala), cambiar el régimen de ascensos por concursos al que muchos ven como el cambio de una supuesta “mala junta”, por la mano de amigos políticos; y que se definan las leyes de una vez, pero con la participación de los trabajadores y no a puertas cerradas.

Fuente: Utrapol

 

Te puede interesar

 

Te puede interesar